[easingslider]

Un poquito de nuestra historia:

 

La casa rural « Antigua Tahona»  como su propio nombre indica, era la antigua panadería y fabricación del pueblo de Candelario. Que además contaba con un despacho propio, habilitado con el fin de servir en las primeras horas de cada día las riquísimas y hermosas hogazas de pan.

El Pan del pueblo de Candelario y sus dulces típicos,  como las perrunillas y mantecadas hojaldradas  eran elaboradas con sumo cuidado y delicadeza en esta casa,  así gozaban de un sabor y una calidad culinaria muy exquisita, conocida y deseada  por todas las mesas a lo largo de la geografía española.

Era un horno con muchos años de antiguedad y muy deteriorado por el paso del tiempo, llamaba la atención su antiguedad de construcción hacia el año 1969  y su composición a base de ladrillo refractario y argamasa para este tipo industria alimenticia en aquella época.

Esto representaba un verdadero problema para nosotros los responsables  de las instalaciones de la panadería y fabricación de dulces, puesto que para el Ministerio de Industría y Sanidad había que cambiar muchas cosas como cableado eléctrico, maquinaría obsoleta y  un sin fín de cosas que no se adaptaban a la nueva normativa vigente de salubridad e higiene. Todas estas reformas supondrían un coste altísimo y aún así no se garantizaba su reapertura (en fin, no podíamos adaptarnos aquella normativa, pero lo hemos dejado aparcado, no olvidado).

 

El turismo en Candelario siempre ha representado una importante fuente de ingresos económicos,  y goza actualmente de una estupenda salud turística. 

Teníamos un problema los propietarios de la antigua panadería de  Candelario. Nos enfrentábamos a una reconstrucción muy costosa y laboriosa del propio horno, que se nos iba de las manos en tiempo y forma, más por la ubicación de la propia panadería.

Después de haberlo pensado , decidimos reconvertir la antigua panadería en un lugar placentero de descaso para el servicio de hospedaje, orientado al viajero.  Así nació La casa rural ANTIGUA TAHONA.

Esta antigua casona de la Villa de Candelario, hoy reconvertida en una casa rural al servicio del viajero más exquisito, no sólo ha escapado al deterioro y posterior olvido, si no que está siendo muy valorada por todas y cada una de las personas que desean pasar una o varias noches en esta confortable y cálida casa rural. 

Hemos respetado toda la arquitectura original de la casa, sin que ello condicionase un buen lugar de descanso; y dándole forma se consiguió un cómodo lugar o  estancia al servicio de todo aquel que desee  comprobarlo.

Queremos desde aquí, agradeceros vuestra confianza  depositada en nosotros.

 

Elena García 

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.